Lanas que sobran

Cada vez que acabo una labor, siempre me queda algo de lana que me da pena tirar pero con la que no sé nunca qué hacer porque no da para nada.

Hace poco me pasó todo lo contrario; tenía muchas ganas de tejer unos sushis pero me faltaba lana blanca. Solo tenía un pequeño ovillo, diminuto.

Pero fue suficiente. Me las arreglé para hacer lo que veis, un pequeño porta USB. Ya me han dicho que va a estar la mar de calentito ^^

Comentarios